¿Por que la economía nos vuelve ansiosos?

¿Por que la economía nos vuelve ansiosos?

En un país como Venezuela, donde las devaluaciones han mermado la capacidad de adquisición de bienes de consumo, y ha disminuido el nivel de vida, no es raro encontrarse con patrones de consumo impulsivos. Martin Lousteau, economista argentino, Ministro de Economía entre los años 2007 y 2008, señala en su conferencia en TED, el por qué las crisis aumentan la tendencia en los individuos a preferir soluciones a corto plazo y explica que la razón es la ansiedad que produce la falta de certeza de ver el camino a largo plazo.

En 1968 en un experimento realizado por Walter Mischel en la Universidad de Stanford, se les presentó, en una habitación a varios niños por separado,  un dulce. Se les decía a los niños que si lograban esperar unos 15 minutos para comerse el dulce, se les daba un segundo dulce. Se les hizo un seguimiento a través del tiempo y se encontró que los niños que habían logrado esperar los 15 minutos, como adultos, habían tenido mejores resultados en la universidad, eran propensos a tener relaciones mas estables, tenían menos problemas de conducta, menos problemas de atención y toleraban más las situaciones de estrés.

En una sociedad con crisis económica es normal que se presenten conductas que favorezcan políticas cortoplacistas, donde el recibir ahora es mejor que esperar y trabajar por algo mejor, porque ¿quién sabe que pasará después? En una sociedad con inestabilidad económica es difícil desarrollar confianza en que, si se trabaja lo suficiente y se ahorra, se pueden adquirir bienes mejores, porque no se sabe cuando vendrá la próxima devaluación.  Si no se ve claro el camino, es muy probable que no se haga el esfuerzo que se requiere para la meta a largo plazo. Por lo que, además de luchar por estrategias que mejoren la salud de la economía para controlar los factores externos, también los venezolanos debemos desarrollar estrategias mas efectivas para mantener nuestra salud económica, y lo que plantea Lousteau, es enfocarnos en la educación (económica, ya que estamos en el tema), buscar información, desarrollar grupos de apoyo, ya que, honrando a John Nash (Premio Nobel de Economía 1994 por sus aportes a la teoría de Juegos y los procesos de negociación), la clave se encuentra en la solidaridad y las ideas que surjan que involucren un grupo que trabaje para alcanzar una misma meta.

Es por eso que las empresas pueden tomar estas ideas y orientarlas a formar grupos de educación y formación acerca de temas económicos, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de sus empleados, brindarle herramientas para sobrellevar la crisis, apoyarlos y retenerlos sin necesidad de aumentar significativamente los costos de ofertas económicas. También son esenciales acuerdos con empresas de servicios como seguros, salud y entretenimiento que les permitan a los trabajadores disfrutar de beneficios adicionales, de manera de brindarles un panorama mas estable que los tranquilice y los haga mas productivos, y disminuir los casos de ausentismo por problemas de estrés laboral, rotación por búsqueda de mejores ofertas económicas y aumentar el compromiso del profesional con la empresa.

Dulce Cova / Grupo DASA

Los comentarios están cerrados.