Aceptar no significa gustar, significa tener versatilidad en el comportamiento

Aceptar no significa gustar, significa tener versatilidad en el comportamiento

Ante un entorno tan cambiante y competitivo, sumado a la situación país que atraviesa Venezuela, es de total normalidad que las empresas se vean en la necesidad de estar en un constante impulso hacia nuevos enfoques. Es por ello que la estrategia corporativa de la actualidad exige que los líderes se replanteen nuevos esquemas en la toma de decisiones y no sean resistentes al cambio. Se hace obligatorio que los empleados sean capaces de modificar, si fuera necesario, su propia conducta para alcanzar los objetivos a pesar de las dificultades, la nueva información o los cambios ocurridos en el medio.

Si bien los cambios en las empresas pueden llevarse a cabo en diversas áreas como negocio, actitudes, procesos, administración, entre otras, siempre que éstos sean beneficiosos para trabajadores y clientes y estén alineados con la misión y visión, serán vistos de manera positiva, lo cual ayudará a que los empleados comprometidos  ayuden a que el o los cambios sean efectivos.

Entonces, ¿qué es lo que resulta de mayor importancia en los cambios de una organización?, lo que más relevancia tiene dentro de cualquier proceso de cambio es indudablemente el recurso humano que integra la empresa. Todos los involucrados deben hacer un esfuerzo para adaptarse, pero el líder está obligado a sentir total confianza en su equipo, estimulándolos día a día para obtener mejores resultados, ya que la desconfianza solo traerá desmotivación.

Una persona que sea capaz de adaptarse ante un entorno cambiante de una empresa, es realmente valiosa, ya que posee una competencia importantísima: la capacidad de tener versatilidad en su comportamiento. Todo el que presente esta competencia es capaz de adquirir nuevas pericias o habilidades y de incorporarse fácilmente a un nuevo equipo de trabajo, así como renunciar a las antiguas creencias y adaptarse a los nuevos tiempos.

Pero, ¿cómo saber si tus gerentes poseen esta competencia de versatilidad en su comportamiento?, es muy sencillo, para evaluar si cualquier individuo tiene o no dicha competencia evalúa las siguientes conductas observables: Enfrenta situaciones distintas a las que no se está acostumbrado. Modifica su conducta para adecuarse a nuevas estrategias. Se adapta a los cambios de forma positiva y constructiva. Asimila con rapidez los nuevos conocimientos y los utiliza para el trabajo diario. Evalúa y revisa las acciones llevadas a cabo con el fin de realizar mejoras. Utiliza la información que se le proporciona o busca otra con el fin de actualizar sus conocimientos. Acepta y aplica los cambios de los procedimientos y de las herramientas de trabajo. Revisa las acciones llevadas a cabo con el fin de realizar mejoras y adaptarlas a los procedimientos. Se adecua a nuevas metodologías de trabajo. Y percibe los cambios como una posibilidad de nuevos aprendizajes.

En fin, constantemente todo cambia a nuestro alrededor, inclusive nosotros mismos. Los ciclos son necesarios e inevitables. Y es importante entender que, aceptar no significa gustar, simplemente significa que la sucesión de acontecimientos para que algo cambiara se ha dado en nuestra vida o trabajo y pensar, que las cosas deberían ser diferentes no es atender al orden natural de las cosas.

Zeli Negrón / Grupo DASA

Los comentarios están cerrados.